Bálsamo lipolítico para nódulos subcutáneos

Me veo confrontada estos días con un caso de nódulos subcutáneos que aparecen y desaparecen misteriosamente. No le daría más importancia si no fuera por el contexto en que se encuentra. Por ello, me dispongo a confeccionar un ungüento lipolítico a base de aceites esenciales, para animar al organismo a deshacerse de estos pequeños quistes.

Se trata de un cliente afectado de exostosis múltiple hereditaria, a quien se le extirpó un tumor maligno en la cabeza del peroné. Es comprensible pues que, para mi cliente, cualquier bultito sea sospechoso, por lo que este se apresura a consultar con su médico.

El especialista le indica que se trata, probablemente, de lipomas, tumores generalmente benignos, resultado de un cúmulo de grasa. Estos pueden aparecer en distintas partes del organismo, como la musculatura o el hígado, pero a menudo los encontramos por debajo de la epidermis, como sucede en el caso que nos ocupa. Tienen la particularidad de manifestarse intermitentemente, y en la mayoría de casos el organismo se encarga de disiparlos para no volver.

A pesar de ello, me digo que le puede venir bien al organismo de mi cliente una pequeña ayuda para deshacerse de estas masas, y qué mejor herramienta, tratándose de la piel, que la aromaterapia. De modo que me dispongo a confección un bálsamo de acción lipolítica, puesto que se trata de cúmulos de grasa, a aplicar localmente dos veces al día.

Par la base mezclo 45 ml aceite de coco, por su acción antibacteriana, con 45 ml manteca de karité, para conseguir una textura untuosa. A este total de 90ml de vehículo añado 90 gotas de aceites esenciales, para conseguir una dilución al 5%, pues la zona de la piel donde debe aplicarse no es particularmente sensible. Reparto este total de 90 gotas del modo siguiente:

  • 40 gotas de lemongrass (Cymbopogon citratus), por su acción equilibrante sobre pieles grasas, pero también porque hace muchos años que escucho hablar de su posible acción anti-cáncer. Es por ello que siempre incluyo este aceite esencial en mis desodorantes caseros, y me digo que no puede faltar en este bálsamo,
  • 7 gotas de laurel noble (Laurus nobilis), pues está indicado en cualquier caso de infección cutánea como furúnculos, y aunque no sea exactamente el caso, me digo que un antiséptico cutáneo es pertinente.
  • 25 gotas de semilla de zanahoria (Daucus carota), gran regeneradora de la piel, que ha sido usada incluso para tratar ciertos cánceres en este órgano, por lo que la incluyo como prevención,
  • 10 gotas de lavanda aspic (Lavandula latifolia), de reputadas propiedades en todo lo que concierne la piel, especialmente indicada para el acné subcutáneo,
  • 6 gotas de petitgrain (Citrus aurantium ssp aurantium), indicado para pieles grasas.

El resultado es un ungüento cremoso, pero un poco demasiado aceitoso para mí, la próxima vez usaré como base 3/4 de manteca de karité y 1/4 de aceite de coco u otro aceite. El aroma, en cambio, es muy agradable.

Mi cliente tiene cita con su especialista en un par de meses para hacer un seguimiento de la evolución de estos nódulos. Será la ocasión de verificar la eficacia de mi bálsamo.

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s