Flores de Bach y Nutrición XXXVI: Wild Oat, el catacaldos

Dieta Atkins, Paleo, Montignac, Fodmap, Biorritmo y un largo etcétera, nos son propuestas en los medios y redes. Todas prometen el fin de nuestros males pero ¿cuál elegir? Sólo tenéis que preguntarle a un individuo Wild Oat que se interese en la alimentación, pues las habrá probado casi todas… sin haber podido llegar a una conclusión.

Como pequeña mariposa que revolotea en prado florido, estos perfiles quisieran encontrar la dieta perfecta, saciarse, y convertirse en abanderados de sus virtudes. Sin embargo, no lo consiguen pues, presas de la incertidumbre, pasan de un modelo dietético a otro sin llegar a establecerse en una rutina, lo cual, a la larga, pasa factura.

Teniendo en cuenta el batiburrillo de información disponible por diferentes medios en nuestros días, y lo bien que nos venden cada nuevo régimen de moda, en realidad no los culpo pue es difícil decidirse. Y a pesar que la embajadora o el gurú de cada teoría dietética puedan resultar muy convincentes y cuenten con una cifra exorbitante de seguidores, el tipo Wild Oat prefiere degustar un néctar y pasar a la siguiente flor, la cual resulta tan atractiva como las anteriores.

A priori podríamos pensar que tantear diferentes teorías puede aportarnos sabiduría. El problema es que estos eternos exploradores puede acabar por cansar su sistema digestivo, el cual precisa de más rutina y estabilidad que ellos. Pues si bien es provechoso catar diferentes menús para poder encontrar aquel que nos conviene, cuando esto se convierte en una costumbre, no llegamos a establecer un hábito alimenticio y nuestra digestión se resiente.

La Avena Silvestre puede ayudar a estos intrépidos a encontrar un compromiso, de modo que adopten por fin una forma de alimentarse acorde a su temperamento, permitiéndose aventuras culinarias de vez en cuando. Este pacto puede, a la vez, serles beneficiosos por un lado al ayudarles a evolucionar al tiempo que evolucionan sus necesidades, y por otro, para mantener satisfecha esa curiosidad insaciable que les caracteriza. Pero sin marear el estómago, pues lo saludable es siempre una cuestión de equilibrio.

Fuentes:

  • BACH Edward Les douze guérisseurs, Macro Editions 2016.
  • SCHEFFER Mechthild La Terapia Floral de Bach, Ediciones Urano 1996.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s