Plantas de acción anti-inflamatoria versus Covid-19

person in yellow coveralls spraying plant
Photo by cottonbro on Pexels.com

Muchos somos los que, confrontados a la situación sanitaria actual, nos hemos precipitado a buscar soluciones naturales para fortalecer nuestra inmunidad, pues nosotros los naturófilos confiamos en el mantenimiento de un terreno (o constitución física) sano  como estratégia para hacer frente a los desequilibrios de salud. 

Abundante información (y desinformación) ha sido publicada al respecto en las redes desde que empezó la crisis, a menudo contradictoria, desde el colectivo médico alopático como desde el sector de las terapias naturales. Un ejemplo claro es el uso de la mascarilla casera, desdeñada en un comienzo, autorizada e incluso impuesta actualmente. Por lo que ha sido necesario responsabilizarse de las propias decisiones, entre ellas la toma o no de suplementos alimenticios.

Un artículo que llamó mi atención nos ponía en guardia sobre la acción inmuno-moduladora de ciertas plantas medicinales. En él se afirmaba que el hecho de potenciar nuestras defensas indiscriminadamente, podía tener un efecto contraproducente frente a la infección del Covid-19, pues el mecanismo del virus era todavía poco conocido, y la respuesta inmunitaria necesaria, por consecuencia, también.

En ese momento me dije que todo lo que fuese prevención, para evitar una infección, no podía estar de más, y que en caso de contaminación, era desde luego una buena idea consultar con el generalista. Pero me quedé en estado de alerta.

Como respuesta providencial a mis dudas, recientemente el Anses (agencia francesa de seguridad sanitaria de la alimentación, del entorno y del trabajo), ha publicado una notificación en la que incluye un grupo de plantas medicinales de acción anti-inflamatoira, que deben evitarse ante la aparición de los primeros síntomas de Covid-19. La nota especifica que estas plantas no promueven el contagio, pero pueden empeorar el cuadro si las complicaciones respiratorias se manifiestan. Esto es porque una cierta acción inflamatoria es una respuesta inmune natural de nuestro organismo, necesaria en este contexto, y que no debe suprimirse con substancias ni de síntesis ni naturales.

De hecho, todos hemos escuchado casos de jóvenes fallecidos al contraer el virus porque tomaban anti-inflamatorios. En mi entorno inmediato, a una persona su médico retiró, alarmado, un tratamiento contra las alergias porque contiene corticoides. Por lo que, por una vez, no me parece que este comunicado tenga como objetivo denigrar la acción de las medicinas naturales.

El documento (de 51 páginas) habla de las distintas repuestas inmunitarias del organismo, y de los compuestos de acción anti-inflamatoria no esteroideos (AINES) presentes en plantas que contienen derivados salicílicos (análogos de la aspirina) como el Sauce (Salix spp Salicaceae), la Ulmaria (Filipendula ulmaria), el Abedul (Betula spp Betulaceae), el Álamo (Populus spp Salicaceae), la Vara de oro (Solidago virgaurea), o la Polígala (Polygala radix).

Plantas que contienen otros compuestos vegetales anti-inflamatorios son también mencionadas, como son el Harpagofito (Harpagophytum procumbens), la Regaliz (Glycyrrhiza glabra), la Cúrcuma (Curcuma longa), la Boswellia (Boswellia serrata) o incienso olibanum, y la Mirra (Commiphora mukul).

Otras plantas, de acción inmuno-moduladora además de anti-inflamatoria, como la Equinácea (Echinacea angustifolia) o la Uña de gato (Uncaria tormentosa) completan esta lista.

Si partimos de la premisa que la primera intención de un profesional del bienestar debe ser de no hacer más daño, y que lo natural no es inocuo, me parece legítimo tomar precauciones frente al consumo de suplementos alimenticios naturales, dentro del marco de una pandemia sin precedentes. Por lo que os aconsejo, naturófilos, aunque sólo sea por esta vez, hacer caso de lo que las autoridades nos dicen, y abandonar el consumo de suplementos que contengan estas plantas si perdemos el olfato, el gusto, si tenemos fiebre, en fin, ya conocemos los síntomas.

Lo cual no quita que sigamos comiendo bien, durmiendo bien, respirando algo de aire puro, haciendo un poco de ejercicio y que gestionemos las emociones porque el terreno siempre será la base. Cuidaros.

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s