Flores de Bach y Nutrición XXXII: Vine, come y calla.

sopa

Dejando de lado los cabeza de familia que velan por la buena alimentación de sus retoños, y por tanto eligen para ellos un menú coherente, existen individuos que simplemente imponen opciones culinarias arbirtarias a sus consortes o cohabitantes. Es una forma de dominación típica de los tipos Vine.

A diferencia de los tipos Vervain, a quienes les mueve el entusiasmo, los perfiles Vine buscan imponerse, y esto pasa a menudo por la gastronomía. No admiten discusión, pues son individuos capaces e inteligentes que defienden implacablemente sus opiniones, y dada la relación entre la alimentación y la salud, sabrán siempre encontrar un argumento contundente para validar su elección, que los otros deben acatar. Aunque no sea la más apropiada.

De modo que encontraremos a  cónyugues, compañeros de piso, hermanos y otros allegados de un Vine, sometidos a regimenes dietéticos no elegidos y poco oportunos, sólo porque este pequeño dictador lo dice y hay que obedecer. No me extrañaría que el que inventó el “force-feeding” fuese uno de estos tipos.

Vine no se questiona su propia autoridad (y de hecho, pocos lo hacen) porque es un dirigente nato, que a menudo consigue sus objetivos y sabe que posee el carisma y la legitimidad suficientes para que otros acaten. Y no se resiste al placer que esto le produce.

Sin embargo, toda tiranía provoca una revolución, y una simple sopa de espárragos impuesta repetidamente y no deseada, puede ser el detonante que mande al traste años de sumisa relación.

A aquellos que os veáis un poco reflejados en este patrón (aunque a un Vine le cuesta mucho reconocer su absolutismo), os recomiendo tomar esta flor de Bach.

La viña nos va ayudar a controlar el fascista interno que no sólo harta a nuestro entorno, sino que nos daña a nosotros mismos. De manera que podamos seguir confiando en nuestra lista de la compra, sin sentir la necesidad de imponérsela a los demás.

Un Vine en estado positivo puede ser, por otra parte, una gran inspiración para otros, por la seguridad y la energía que emana, que viene en parte, sin duda, de su alimentación. Pues tiene grandes calidades de gurú, si tan sólo consigue neutralizar su lado oscuro y permitir a cada uno elegir lo que pone en su plato.

Fuentes:

  • BACH Edward, Les douze guérisseurs. MACRO EDITIONS 2012.
  • SCHEFFER Mechthild, La terapia floral de Bach. Teoría y práctica. URANO 1992.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s