Reflexología y sistema immune

stairs-921253_640

Para todos los que, como yo, en estos días de confinamiento seguimos trabajando cara al público, os propongo un protocolo de reflexología destinado a promover la inmunidad para plantarle cara al virus. Pues como buena salubrista y naturófila, tengo la convicción de que el mejor ataque es una buena defensa.

Bajo la visión naturista de la salud, el “terreno” es determinante para el mantenimiento del bienestar. Es decir que la mejor manera de combatir enfermedades es mantener un cuerpo sano. Esta es también la principal diferencia entre la medicina alopática o convencional, y la medicina natural. Mientras unos se afanan a encontrar remedios (a menudo eficaces, sin duda, pero también a veces dañinos), nosotros nos concentramos en la construcción y el mantenimiento de un buen estado de salud que permita restaurar desequilibrios.

Para ello, todo el organimo está implicado de una forma u otra, pero el sistema inmune juega un papel primordial cuando estamos directamente acechados, como es el caso en estos días, por agentes patógenos como bacterias y virus.

Por lo que reforzar este sistema corporal con la alimentación y  la suplementación es indispensable, como  os comentaba en el artículo precedente. Pero existen otras estrategias que podemos poner en marcha para complementar esta intención, y, siendo la reflexoterapia una de las cuerdas principales de mi arco, no puedo menos que pensar en un protocolo a realizar sobre uno mismo.

Se trata simplemente de estimular los principale protagonistas de nuestro sistema de defensa que son el bazo, el timo, la médula ósea, los intestinos y los ganglios linfáticos. Las manipulaciones son sencillas y un pequeño masaje cada dos días puede ser muy eficaz. No olvidéis de lavaros las manos antes y después del masaje.

Bazo

Es el órgano de mayor tamaño del sistema linfático, y entre sus funciones se encuentra la fagocitosis, o destrucción de bacterias y virus dañinos. Lo podemos estimular haciendo rotaciones con el pulgar en sentido horario.

Bazo

Timo

Glándula en cuyo interior maduran los linfocitos T, células encargadas de combatir antígenos. Diferentes mapas podales sitúan este órgano en diferentes zonas: en la parte superior de la columna vertebral, a nivel del esófago, bajo el primer y segundo dedo, o incluso en la zona torácica entre el tercer y cuarto dedo. Yo siempre lo he trabajado a nivel de la tráquea, pero es interesante explorar otras localizaciones y observar los resultados. Para estimular este punto, haremos tres presiones consecutivas de diez segundos cada una.

Timo

Médula ósea

Se encuentra presente en el interior de los huesos, y a veces se confunde con la médula espinal, pero es un órgano distinto. Se encarga de la hematopoyesis o producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas y en su interior maduran los linfocitos B. Por ello, además de trabajar las vértebras, es interesante estimular también brazos y piernas, donde se encuentran grandes huesos. La mejor manera de trabajar estas zonas es “caminarlas” con el pulgar en ambas direcciones (ascendente y descendente).

médula

Intestinos

La macrobiota, o flora presente en los intestinos, contribuye a la inmunidad impidiendo la adhesión de agentes patógenos al tejido digestivo y a la vez condiciona el recuento de linfocitos T. Es por ello que en un protocolo inmuno-estimulante, conviene trabajar el intestino delgado como el intestino grueso. Podemos, igualmente, caminar la zona con el pulgar, y el intestino grueso empezando con el pie derecho en sentido

Intestinos

Ganglios linfáticos

Nódulos que contienen linfocitos, células immunológicas encargadas de combatir infecciones. Las zonas reflejas se encuentran en el dorso del pie, por lo que a menudo les damos menos importancia, pero son puntos claves para estimular las defensas.

Sistema linfático

Recordad que el masaje reflejo, aún cuando es practicado sobre uno mismo, es muy relajante, por lo que liberar el estrés (gran inmunodepresor), contribuirá de paso a nuestro objetivo, que es de mantener un organismo fuerte.

Fuentes:

  • http://www.misistemainmune.es
  • INGHAM Eunice D., Stories the Feet Can Tell Thru Reflexology – Stories the Feet Have Told Thru Reflexology, Ingham Publishing Inc. 1984
  • BYERS Dwight C., Masaje reflexológico de los pies, Editorial IBIS 1996
  • CRANE Beryl, Reflexology The Definitive Practitioner’s Manual, Element Books Limited 1997.

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s