Preparados de aceites esenciales: sinergias listas para usar

white petaled flower on clear glass beside clear glass with liquid on it
Photo by Pixabay on Pexels.com

Introducirse en el mundo de la Aromaterapia implica entrar en un nuevo universo de sensaciones, emociones y mucha información. Por ello, puede sin duda resultar un poco desbordante, pues la gama de aceites esenciales es infinita, y cada uno de ellos cuenta, generalmente, con un largo listado de propiedades e indicaciones que nos pueden dejar aturdidos y confusos en un primer momento.

Como néofitos, lo más probable es que, incialmente (después de habernos deshecho de los aceites y otro productos “pseudo” aromaterapéuticos, artificiales y sintéticos), hayamos adquirido un pequeño difusor y una botellita de lavanda, naranja o romero, pues estas son esencias familiares de uso práctico: en el dormitorio para relajarnos, en la sala de estar para promover la cordialidad, o en el despacho para potenciar nuestra concentración y memoria, respectivamente.

Pero tal y como nos adentramos en esta aromática disciplina, aprendemos que cuando se combinan varias esencias, estas se potencian entre ella, y es por eso que en Aromaterapia se usan mezclas de aceites, tanto para uso tópico (diluídas, en principo, en un portador), como para su inhalación (en difusores, vaporizadores o en espray), ya que de este modo se consiguen aromas y resultados interesantes.

Así, para poder crear mezclar, vamos a necesitar un cierto surtido de esencias, lo que, teniendo en cuenta que estas, si son verdaderas, tienen un cierto coste, nos puede suponer una considerable inversión (que a la larga amortizaremos, ya que los aceites se usan por gotas y pueden durar años). A no ser que adquiramos, directamente, un Preparado de Aceites Esenciales.

Cuando se trata de firmas de confianza, estos preparados son simplemente un conjunto de tres o más aceites, sin diluir ni adulterar, y por tanto se usan del mismo modo y en las mismas cantidades que los aceites esenciales indiviuales. Acostumbran a ser comercialisados en el mismo formato que los aceites (botellas de cinco, diez, catorce, diecisiete o treinta mililitros), y con diferentes nombres como “anti-celulítico”, “energetizante” o “relajante”, por ejemplo, orientándonos acerca de su uso.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de indicciones de cada aceite, sin duda se le pueden encontrar más aplicaciones a cada preparado, que el que su nombre indica. Por ejemplo, una sinergia “relajante” que contenga lavanda fina, petit grain bigarade y patchouli, puede ayudar también a una piel grasa a equilibrar la producción de sebo y desinfectar los comedones.

Por otro lado, pueden  servir también como base para nuestras propias sinergias, agregándo otros aceites
esenciles.

Son, sin duda, una buena opción, pues son formulados por profesionales y recogen el conocimiento y la experiencia necesarios para conseguir una buena y equilibrada sinergia, ahorrándonos no sólo un dinero, sino también el riesgo de crear un cocktail aromático explosivo e irrespirable, cuando todavía no tenemos este delicado arte muy por la mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s